miércoles, 4 de mayo de 2011

Un Miguelito de récord

El trofeo Miguelito congrega a 3.000 niños en un evento que premia la técnica

JUAN L. CUDEIRO - La Coruña - 02/05/2011
EL PAIS

Participantes en el torneo

Miguel Ramos mira a los ojos y habla con sentimiento. Tiene una historia detrás, la del niño emigrante que abandonó unas duras condiciones en su Moguer (Huelva) natal y a punto estuvo de ser devorado por la vorágine madrileña. Con 15 años llegó a A Coruña y encontró su espacio. Recorrió Galicia con su acento onubense y una furgoneta repartiendo pasteles y bollería y cuando pudo elegir entre enriquecerse con el trabajo o divertirse con la pasión, decidió ser rico en vivencias. Eligió el yudo. Ayer andaba enfrascado entre preocupaciones y agradecimientos, ocupado con el Trofeo Miguelito, evento que tras 23 años de bagaje funciona como un reloj, la gran fiesta del yudo que agrupa a más de 3.000 niños de entre tres y 12 años en 20 tatamis y recibe en el Coliseo herculino a cerca de 20.000 personas en un trasiego atendido por 160 voluntarios.

Ramos es Miguel, profesor y séptimo dan, pero no Miguelito, uno de sus primeros alumnos, fallecido cuando apenas tenía 18 años. "En su recuerdo creé un trofeíto con 100 niños, pura competición", explica. Pronto matizó la idea. "La competición es elitista, unos valen y otros no. Y yo lo que quería era compartir". Ramos caminó por los dos senderos, el de la élite y el de la promoción, "carreteras diferentes", dice. "He estado como Guardiola, con los mejores, entrené a campeones de España, pero un día dije 'se acabó'. Estaba dando el 90% de mí a tres o cuatro". Ahora se pasea por los colegios de la provincia, enseña yudo a niños de tres, nueve u once años, a gente de 40 en su gimnasio, y se siente afortunado. Miguelito profundiza en ese sentimiento e incorpora el punto desprendido del voluntariado. "Tenemos lista de espera para colaborar", incide.

La semana pasada un grupo de árbitros y jueces del trofeo repasaban las últimas instrucciones en una puesta en común con Eduardo Galán, uno de los profesores de yudo que trabaja con Ramos. "Recordad cómo os gustaba que os calificaran", les decía Galán. Todos ellos habían pasado por los tatamis como competidores. Superada la edad límite para participar, mantienen la ilusión de seguir vinculados al evento en otras labores. La competición premia a aquellos que demuestren una mejor técnica, no se combate contra un rival sino que se participa por parejas para hacer una demostración de condiciones. "Se concibe como una actividad irrealizable sin un compañero", explica Galán. No importa la edad, ni el género, ni la condición física. "Todos se sienten realizados y a todos se les da una calificación". Cada pareja salta dos veces al tatami, cuatro minutos cada una, para realizar una de técnicas ya especificadas. "La participación está garantizada y no es como en la competición, que te pueden eliminar al primer segundo. Aquí a los padres les da tiempo a disfrutar, a hacer fotos o un vídeo. La competición dura cuatro horas, pero cada niño no tiene porque estar en el Coliseo más de una hora", apunta.

La idea está tan bien acabada que inevitablemente han surgido las réplicas por más que Ramos se haya preocupado de registrar su criatura. Por toda España y también en Galicia. "Vienen del extranjero a ver nuestro sistema organizativo", presume Ramos, que asegura que los años le han quitado el ego, un pionero que vivió el boom del yudo en A Coruña, donde hace tres décadas entró en los colegios y ahí sigue, como uno de los deportes escolares de referencia y con numerosas escuelas municipales en marcha. "Hemos coincidido gente que amamos este deporte. A mí me hablan de otra cosa y no tengo ni idea. En otras ciudades hay más kárate o taekwondo, pero A Coruña y buena parte de su provincia es más de yudo. Es un deporte que fomenta la humildad y el Miguelito es un ejemplo porque los chicos perciben que necesitan la ayuda de su compañero". En esta edición, además, esos sentimientos se plasmaron por escrito. Los organizadores quisieron representar el cinturón de yudo más largo del mundo y lo consiguieron gracias a 3.000 láminas de cartón. En ellos pidieron a todos los niños participantes que escribieran que significa el yudo para ellos. Allí brotaron palabras como seguridad, defensa personal, amistad e, incluso, relajación. "Me sirve para desahogar mis sentimientos, los buenos y los malos", escribió un pequeño de Culleredo. Y ahí Miguel Ramos vuelve atrás en el tiempo y recuerda como se enganchó al deporte del que hizo escuela de vida. "Fue en Madrid, en el Magariños. Me gustaba competir, pero la primera vez me vi enfrente de un tío grandísimo, yo jovencito y él pelo en pecho y unos brazos enormes. Los amigos en la grada me gritaban que le entrara y yo no sabía como. De pronto le hice un ippon y gané. Me dije: esto me gusta". Cuarenta años después está orgulloso de ese Miguelito integrador, accesible y participativo que ha alimentado hasta hacerle crecer como nunca había imaginado, el mejor recuerdo posible para un yudoca fallecido.


LA VOZ DEGALICIA

La organización y los tres mil participantes intentarán construir el cinturón más grande del mundo

Pablo Gómez
Un cinturón amarillo-naranja de más de tres kilómetros de longitud. El trofeo Miguelito de yudo ya no se conforma con afianzarse como uno de los eventos más multitudinarios del calendario deportivo coruñés. Ahora va a por el récord del mundo. Por eso, la organización ha distribuido entre los participantes del trofeo que se celebrará el domingo por la mañana en el Coliseo tres mil fragmentos de cartón de un metro de largo por diez centímetros de ancho que, unidos, darán forma al cinturón de yudo más grande del mundo. Además, los chavales podrán plasmar por escrito en el cartón lo que significa el yudo en sus vidas. La iniciativa cuenta hasta con un grupo de facebook.

El alma máter de este trofeo de referencia para el yudo base, Miguel Ramos, explica el germen de la idea: «Para la vigésimo tercera edición ya no sabíamos qué hacer. Se nos ocurrió esta iniciativa, pero antes hubo propuestas como pintar la acerca del paseo marítimo como un gran cinturón o situarlo en María Pita, el Obelisco, la Torre de Hércules u otros lugares significativos de la ciudad. El próximo año, lo abriremos a todos los que participaron en las veintitrés ediciones anteriores».

Miguel Ramos resalta que «el trofeo Miguelito ha creado una fórmula copiada en toda España, pero como la original no hay ninguna». «Estamos sorprendidos por la participación e implicación, pues este año coincide con la celebración del Día de la Madre; nunca pensé que iba a llegar a eso... empecé con un campeonatillo con cien niños», añade.

Hoy, con más de 160 voluntarios y articulado en cinco niveles, cuenta con premios de técnica y concurso de dibujo, pero carece del espíritu competitivo con el que nació. «Esto es popular. Tratamos de dar la oportunidad a todos los niños, aunque no sean habilidosos o no tengan mucha experiencia en el yudo. Salen dos veces al tapiz, y a disfrutar todos, ellos y sus acompañantes», argumenta.

Recuerda Ramos que «el Miguelito es solo la proyección de la pasión de A Coruña por el yudo, la ciudad es toda una potencia en cuanto al número de practicantes, no hay colegio sin yudo». También asegura que, en términos de participación, el trofeo ha tocado su techo. «Tenemos cuatro grupos de 750 niños. Es lo máximo que podemos manejar sin que el evento se resienta», concluye.




Tres mil niños honran a Miguelito

El trofeo de yudo elaboró un cinturón con la aportación de los participantes

Pablo Gómez LA VOZ DE GALICIA Tres mil niños honran a Miguelito


Más de tres mil niños arroparon la memoria de Miguelito con su participación en el trofeo de yudo que lleva el nombre del fallecido yudoca coruñés y que se celebra anualmente en el Coliseo en uno de los eventos deportivos más multitudinarios del calendario local.

Además de su presencia, los niños regalaron su participación en la elaboración del cinturón de yudo más grande del mundo, construido a base de fragmentos de cartón que, unidos, daban forma al cinto amarillo-naranja, En cada una de esas cartulinas, los chavales también tenían espacio para escribir lo que este deporte significa para sus vidas.

Desde la organización, Miguel Ramos, mostraba su satisfacción, un año más. «Después de veintitrés ediciones, el Miguelito no deja de sorprendernos. Por todas las calles de la ciudad se podían ver niños con el kimono», explicaba Ramos.

El Miguelito reunió, en cuatro turnos de categorías, a tres millares de niños desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde, cuando el Coliseo quedó desalojado para su posterior acondicionamiento.

«La iniciativa del cinturón era simbólica, para promover la participación de todos los coruñeses en el evento, ni tan siquiera lo hemos medido, porque eso es lo de menos. Es una idea pionera, como el propio formato del trofeo Miguelito, ausente de carácter competitivo», explica el alma máter del trofeo, Miguel Ramos.

«Estamos muy contentos, encantados, porque no es nada sencillo mover un número tan grande de personas año tras año», añade.

El Miguelito contó en esta ocasión con más de 160 voluntarios y se organizó en cinco niveles de habilidad. Los niños salieron dos veces al tatami y contó con premios de técnica e incluso un concurso de dibujo en el que participaron la mayoría de los chavales inscritos para el evento yudoca.

Código de seguimiento